Posteado por: mariaisabelherrero | marzo 18, 2013

Hablar con los adolescentes

Posted on 04/03/2013 by blogfamiliaactual

Los padres tenemos mucho que decir a nuestros hijos; sin embargo, si no acertamos con el modo de hacerlo, probablemente no les llegue el mensaje y todo nuestro esfuerzo no servirá de nada. La forma de hablar con un hijo o una hija adolescente no puede ser la misma que utilizábamos hace unos años, cuando era un niño o una niña. Ahora está en una edad diferente, llena de transformaciones y de nuevas experiencias, su universo ha cambiado y a nosotros ya no nos ve igual que antes. Por eso, tenemos que cambiar nuestro registro comunicativo.

Para que nuestra comunicación con nuestros hijos adolescentes sea más eficaz deberíamos tener en cuenta algunas consideraciones generales, como estas:
■Afrontar con calma el conflicto. Un conflicto es una ocasión para educar. Si lo eludimos estamos validando lo que ha hecho o ha dicho; si lo silenciamos, lo damos por bueno.
■Comenzar nuestro diálogo siempre con un comentario positivo, mirándole a los ojos y estableciendo un contacto físico.
■Tratar un solo tema cada vez e intentar verlo desde su punto de vista. Abrumarle con muchas cuestiones, aunque sean importantes, no lleva más que a confundirle y a desanimarle. Ser específicos y breves.
■No dramatizar ni perder el control. Si lo hacemos, estaremos cerrando puertas. Cuando estamos nerviosos decimos lo que no queríamos decir y tomamos decisiones poco razonables.
■Nunca prejuzgar ni ponerle trampas. Debemos ir siempre con la verdad por delante, decir las cosas claras y no intentar engañarle. Evitar los dobles mensajes y las ambigüedades.
■Respetar su intimidad. Aceptar las confidencias que nos quiera hacer, sin forzar, y no desvelarlas jamás.
■Primero escuchar y entender, para después dialogar. No utilizar el monólogo disfrazado de diálogo, cuando sólo nos escuchamos a nosotros mismos.
■Hablar de lo que observamos, no de lo que nos parece. Evitar las suspicacias.
■No etiquetar. Si lo hacemos, habremos precintado la posibilidad de cambio.
■Buscar las causas inmediatas, no las remotas. Olvidarnos de los errores del día anterior, centrarnos en las soluciones y llegar a un compromiso muy concreto, incluso ponerlo por escrito.
■Dar oportunidades de que se desahogue, de que exprese sus sentimientos. También respetar sus silencios.
■Nunca llevar a cabo acusaciones ni agresiones (físicas o verbales).
■Ponerle ejemplos de nuestra propia experiencia sin caer en el “padre batallitas”.
■No pretender tener la razón en todo. También los padres nos podemos equivocar.
■Tener presente que la perfección no existe. No hemos de pretender la solución perfecta, sino ir consiguiendo pequeñas metas.
■Llegar a establecer pactos. No caer en el “todo o nada”. Ser flexibles.
■Hacerle ver que estamos en el mismo equipo.
■Decirle que le queremos.

Probablemente estas pautas nos servirán para mejorar la comunicación. No se pierde nada por intentarlo y todo lo que se consiga será ganancia tanto para nosotros como para nuestros hijos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: